Invasión de Insectos

Experiencias de cuidado de estos maravillosos y pequeños bichitos.

Anuncios

¿Hormiguitas?

Había leído acerca de las mantis y siempre tuve curiosidad de tener una, pero sólo quedaba en eso, curiosidad.

Hasta que un día tuve en mis manos unos envases de alrededor de 4 cm de alto con unas “hormiguitas” dentro. Para mi sorpresa eran unas mantis fantasma (yo sólo había oído de las verdes que comunmente conocemos como campamochas).

Recurrí  de inmediato a buscar acerca de sus cuidados y como con casi todo este tipo de bichos, hay información dispersa, a veces confusa; hablan mucho de cómo son (morfología), etc. pero de cómo mantener a un mini bichito como el que tenia no.

La opción mas rápida fue una pecera de acrílico con peat moss de sustrato y unas hojas en el techo para que se colgaran (sabía que eran arborícolas, pero hasta ahí). Tapé los orificios de la tapa con malla fina para que no escapara. La mantis era de no más de 0.5 cm así que podía escapar fácilmente. Obviamente tenía dos transportadoras porque no sabía  si podían estar juntas.

Coloqué grillo cabeza de alfiler, que obviamente corrió a esconderse en el sustrato (no lo pensé) y las dejé así hasta el día siguiente mientras devoraba internet en busca de información.

Primeros días

Pues bueno, para empezar  no comieron porque los grillos jamás subieron, estaban muy felices escondidos en el sustrato, por lo que una de ellas falleció.

Con un poco más de información descubrí que esta especie en particular cuando son ninfas o larvas 1-2 (así se les llama a la fase en la que me la dieron) son muy similares a las hormigas para camuflajearse en el entorno ¡Impresionante lo que hacen para sobrevivir!.

No requieren como tal un sustrato ya que no bajan al piso y todas las presas o vuelan o trepan, entonces adiós peat moss. No son tan exigentes con los niveles de temperatura ni humedad (esto depende de la especie) por lo que pueden estar en un lugar templado. Mucho follaje y ramas para que pueda explorar y esperar a su alimento. Son de altura, necesitan espacio hacia lo alto más que hacia lo ancho. Comen cada 2-3 dás máximo, según el estado larvario en el que esté.

Así que remodelé su hábitat, piso con servitoalla para guardar humedad y que los grillos tomaran agua, ramas y hojas; aún buscaba un recipiente alto donde colocarla. Comía cada 2 días, unos 3 grillos (bastante hambrienta para tan pequeña cosita).

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s